sábado, 1 de febrero de 2014

Desorden...

Sentimientos desordenados en este caos de vida que me consume lentamente..



..A veces es peor que la obligación de buscar una aguja en un pajar. Pero no importa y finjo que cada caos sigue un orden. 

Me engaño a mi misma y mi mente divaga en fantasías de sentimientos equilibrados, de balanzas a favor nuestro, de estructuras perfectas jamás inventadas. Puede que mis sueños en verdad sean mi peor condena, el peor de los castigos... Saber que podría ser mejor pero que mi inutilidad me impide lograr todo aquello que anhelo..

Me quejo de vivir entre el infierno de cosas desordenadas, cosas que en parte he permitido que fueran así.. Pero ¿qué es peor? ¿vivir en este infierno o vivir sabiendo de que podría estar viviendo en el cielo?

Yo tengo una respuesta clara que cambia a cada segundo. También tengo en mi libreta un montón de excusas ajenas para que no sea del todo culpa mía. Pero el tiempo avanza, me quedo sin vida y las excusas se acaban disolviendo.

¿Y al final que queda?

Al final quedo yo. 

Yo y mi sueños pertubadores que machacan mi cabeza y hacen que aumente este agujero negro que tengo por dentro. Este agujero que me está comiendo, disolviéndome el alma y dejando un cuerpo vacío de esperanza.

Porque las palabras son fáciles de decir, de escribir, de leer... Pero las acciones, ¡Ay! Las acciones...

Al final se acaba juntando todo con excusas que creemos ver por no cambiar del todo a lo que deberíamos ser, a lo que somos. Por envenenarnos la mente con lo que dicen que somos, lo que tendríamos que hacer, que ser...

Y el caos se acumula y las palabras que escribo acaban perdiendo el sentido, la coherencia a lo que inicialmente comencé a escribir.

Y así con todo.

Así con todo y con nada.

Así conmigo y contigo pasa.

Y así con todo..

1 comentario: